biopsia de mama por punción

Cuando hay lesiones en el pecho que no se pueden diagnosticar con otros métodos, el especialista puede requerir una prueba especial: la biopsia de mama por punción, que permite obtener una muestra de tejido para analizarlo y recomendar el tratamiento adecuado.

¿Cuándo se suele pedir? ¿Exactamente cómo se lleva a cabo? Te lo contamos en este artículo.

¿En qué casos está indicada una biopsia de mama por punción?

Por lo general esta prueba está indicada para el estudio de:

  • Microcalcificaciones
  • Nódulos en las mamas
  • Distorsiones de la arquitectura de esta zona

Para realizar esta prueba es necesario que la paciente tenga, al menos, 4 horas de ayuno y los resultados de los test de coagulación. Tampoco debe haber tomado ninguna aspirina o medicación anticoagulante en la semana previa a la biopsia.

¿Cuál es el procedimiento más habitual para realizar una biopsia de este tipo?

Una vez el especialista esté seguro de que puede llevarse a cabo esta intervención,  utilizará una aguja especial para extraer entre dos y diez muestras de tejido. Hay varias técnicas para hacerlo, ya que la biopsia puede estar guiada por una mamografía o por una ecografía.

En ambos casos se desinfectará la zona y se administrará anestesia local para evitar el dolor. Las muestras se envían al laboratorio para su análisis. Con el fin de evitar o minimizar los hematomas, al finalizar se suele realizar una compresión sobre esta zona.

En los días siguientes a la biopsia se puede experimentar algo de dolor, por lo que el doctor puede recomendar tomar cierta medicación. Aunque las infecciones son poco habituales en este tipo de intervenciones, si hubiera mucha hinchazón y enrojecimiento creciente en la zona no debes esperar: acude a consulta lo antes posible.

Si todo marcha con normalidad, lo habitual es volver al cabo de unos días para conocer el resultado de la biopsia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *