cáncer de cuello uterino

Una mutación en las células es lo que provoca la aparición del cáncer de cuello uterino, uno de los más frecuentes en mujeres junto con el de mama. Pero, ¿cuáles son las causas, síntomas y factores de riegos de esta enfermedad? ¿Puedes prevenir que esto suceda? Veamos.

Causas más habituales del cáncer de cuello uterino

El cáncer de cuello uterino suele estar relacionado con varias cepas del virus del papiloma humano (VPH). Normalmente el sistema inmunitario es capaz de impedir que el virus afecte a las células del cuello del útero. Sin embargo, a veces sobrevive durante años hasta que algunas de estas células de la superficie se vuelven cancerígenas.

A diferencia de las células normales, las anormales crecen sin control y no mueren, lo que hace que se acumulen y se forme una masa o tumor que invade los tejidos aledaños y otras partes del cuerpo.

Además del VPH otros factores, como el entorno o el estilo de vida que lleves, también pueden hacer que las probabilidades de padecer esta enfermedad aumenten. Por lo general se suele diferenciar entre dos tipos de cáncer de cuello de útero: el carcinoma epidermoide, que es el más frecuente, y adenocarcinoma, que comienza en las células glandulares.

Síntomas que pueden alertarnos sobre este tipo de cáncer

En la fase inicial el cáncer de cuello uterino no produce ningún síntoma. En etapas más avanzadas, sí pueden darse los siguientes signos clínicos:

  • Sangrado vaginal. Éste puede producirse después de una relación sexual, entre menstruaciones o en la menopausia.
  • Secreciones vaginales anormales. Normalmente son sanguinolentas y tienen mal olor.
  • Dolor pélvico o en el momento de mantener relaciones sexuales.

Si detectas cualquiera de estos indicios lo mejor es que pidas cita con tu ginecólogo para poder realizar una exploración completa y las pruebas diagnósticas necesarias.

¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de cuello de útero?

Aunque es imposible eliminar el riesgo de desarrollar cáncer de cuello de útero, hay ciertos factores que sí pueden influir. Por ejemplo:

  • Cuando se tienen muchas parejas sexuales. Si tú o tu pareja habéis tenido relaciones sexuales con muchas personas distintas, hay más probabilidades de adquirir el virus y, por ende, de desarrollar este tipo de cáncer.
  • Otras infecciones de transmisión oral. Tener clamidia, gonorrea, sífilis o VIH/Sida puede hacer que el riesgo sea más elevado.
  • Un sistema inmunitario débil. Cuando hay otra enfermedad que debilita el sistema inmunitario y tienes el VPH es necesario estar más alerta.
  • El tabaquismo se relaciona con el desarrollo de éste y otros tipos de cáncer.

Para poder minimizar este riesgo, se recomienda hacerse exámenes periódicos de Papanicolau, con el fin de poder controlar o tratar a tiempo esta infección. Por otro lado es importante tener relaciones sexuales seguras, evitar fumar y vacunarse contra el VPH. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *