Cuál es la mejor posición para dar el pecho

Es una pregunta muy habitual, sobre todo entre madres primerizas. ¿Cuál es la mejor posición para dar el pecho? Lo cierto es que no hay una única postura adecuada. Existen diversas opciones válidas que permiten una lactancia exitosa. La elección de una u otra dependerá de cada situación. El objetivo, en cada caso, es facilitar la relajación del bebé y de la madre para que la leche fluya con naturalidad.

La comodidad es clave

Lo que debe primar a la hora de dar el pecho es la comodidad. Para ello, lo ideal es que la madre tenga la espalda reclinada, con los pies apoyados; el niño debe mantener las cervicales alineadas con la espalda.

En las primeras semanas del postparto, sobre todo si hay dolor en la parte baja del abdómen, se recomienza utilizar una almohada para elevar al bebé. Conforme el pequeño vaya creciendo, la posición preferida cambiará.

Por otro lado, el contacto piel con piel es bueno para la liberación de la lecha materna, pues se ha comprobado que aumenta los niveles de oxitocina. La incomodidad o el estrés, en cambio, dificultan este proceso.

Mejor posición para dar el pecho: algunas ideas

Conozcamos a continuación algunas de las posiciones más habituales y recomendadas a la hora de dar el pecho:

  1. Reclinada o acostada: Esta postura es, para muchas madres, la mejor posición para dar el pecho. Suele ser la primera elección y es una buena opción si la madre tiene una bajada de leche, pechos grandes o si el bebé se incomoda si le tocan la cabeza cuando está alimentándose.
  2. La posición de cuna. Es también una posición muy popular. En ella la mamá se sienta y coge al bebé en brazos. El cuello y la cabeza del pequeño descansan sobre el antebrazo de la progenitora. Para evitar tensión en hombros o espalda, se puede utilizar un cojín de lactancia. 
  3. Posición de balón de rugby o de acoplamiento. En esta postura la madre está también sentada. El bebé queda acostado sobre su costado, con el cuerpo hacia atrás y la cabeza en la línea media del abdomen de la madre. Esta opción se recomienda a mamás de bebés prematuros, gemelos o partos con cesárea.
  4. Tumbada de lado. Madre y bebé están acostados de lado, tripa con tripa. Es una buena opción para tomas nocturnas y bebés con frenillo corto.
  5. Tipo koala. El niño se sienta a horcajadas sobre los muslos de la madre. Suele funcionar bien en niños con reflujo o bajo tono muscular.

Como puedes ver, hay muchas posiciones buenas a la hora de dar de mamar. Lo mejor, si tienes dudas sobre cuál es la mejor postura para dar el pecho en tu caso, es que lo consultes con tu ginecólogo de confianza. Lo que sí no se recomienda es que los niños duerman boca abajo si se da les el pecho, para reducir el riesgo de la muerte súbita del lactante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *