déficit de yodo durante el embarazo - sal yodada

El déficit de yodo durante el embarazo es una de las principales causas evitables de lesión cerebral en el feto.  Esta carencia puede causar también problemas de desarrollo en el bebé: los llamados Transtornos por Déficit de Yodo (TDY). 

Por eso, en este artículo os hablaremos de la importancia de este mineral para el organismo y de por qué debemos asegurarnos de recibir el aporte de yodo necesario, sobre todo si estás pensando en quedarte embarazada pronto.

El yodo, ¿por qué es tan importante?

El yodo es clave para el crecimiento del niño y para regular funciones vitales como la temperatura corporal o la frecuencia cardíaca. Este mineral juega un papel importante en el proceso de conversión de los alimentos en energía, en la producción de las hormonas tiroideas y en el crecimiento de todos los órganos, especialmente del cerebro.

Nuestro cuerpo necesita, por tanto, un mínimo aporte diario de yodo para funcionar correctamente. Este aporte lo conseguimos a través del consumo de alimentos ricos en yodo o del uso de sal yodada.

Déficit de yodo durante el embarazo

Cuando una mujer está embarazada o está dando de mamar a sus hijos, las necesidades de yodo de nuestro organismo aumentan hasta 250g/día y es importante asegurarse de que no hay ninguna carencia en este sentido para el desarrollo cerebral del bebé.

La yododeficiencia podría provocar retrasos de crecimiento intrauterino y ciertos defectos congénitos. En madres con hipotiroidismo no tratadas podría provocar abortos o problemas de aprendizaje en los niños. Por tanto, aunque el yodo es un nutriente imprescindible para nuestra salud, lo es especialmente durante la etapa del embarazo.

Cómo prevenir el déficit de yodo durante el embarazo

Un médico podrá aconsejarte cambios en la dieta o recomendarte suplementos farmacológicos para evitar el déficit de yodo durante el embarazo. Ello debe hacerse teniendo en cuenta cada caso en particular.

Si quieres ser madre pronto, lo ideal es que hables con tu ginecólogo para comenzar a prepararte para el embarazo. Del mismo modo, si ya estás embarazada, debes tener este aspecto en cuenta y asegurarte que el yodo está incluido en tu dieta y con una dosis adecuada. Los elementos recomendados y alimentos ricos en yodo que conviene incluir en nuestra dieta son:

  • La sal de cocina con yodo agregado, que será la fuente principal de adquisición de este elemento.
  • Los mariscos
  • Pescados como el bacalao, el róbalo, la perca o el abadejo.
  • El alga parda o marina.
  • Ciertos productos lácteos enriquecidos.

Si tienes ya hijos, el yodo también será fundamente para su crecimiento. Algunos consejos son:

  • Aumenta los alimentos ricos en yodo, como pescado de mar o marisco, en su alimentación.
  • Utiliza sal yodada en las comidas. Una cucharilla de café es suficiente para cubrir las necesidades diarias de yodo.
  • Asegúrate que en el comedor escolar utilizan sal yodada en dosis adecuadas para la elaboración de los menús.

Además del yodo, también otros elementos como el ácido fólico, el calcio o el omega 3 son altamente recomendables para un embarazo saludable. Es sí, sin pasarse, porque un exceso de yodo también puede ser perjudicial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *