Nutriscore. ¿Cómo funciona?

El Ministerio de Sanidad acaba de anunciar la implantación en España del sistema Nutriscore. Esta herramienta ya se utiliza en otros países para ayudar a mejorar la calidad de la cesta de la compra. Según se ha comprobado, este semáforo genera una mejora nutricional media de un 9,3%, frente al 2.9 o el 6,6 que ofrecen otros sistemas. Pero el Nutriscore, ¿cómo funciona exactamente?

Analizamos el Nutriscore. ¿Cómo funciona para mejorar la calidad de la cesta de la compra?

Las etiquetas de los alimentos a menudo parecen un auténtico jeroglífico. Debes prestar mucha atención para atenderlas y normalmente no tenemos el tiempo suficiente para hacerlo cuando vamos al súper. El resultado es que muchas veces compramos por lo que nos entra por la vista, sin saber a ciencia cierta si estamos haciendo una buena compra a nivel nutricional o no.

Nustriscore busca simplificar esta tarea y que el comprador solo tenga que fijarse en un “semáforo” de colores para saber si un alimento es más o menos saludable. De este modo, el color verde intenso será el “más sano” y el rojo el “menos saludable”. Entre medio pasaremos por una gradación que va del verde claro, al amarillo y al naranja.

Este símbolo se colocará en la parte frontal de los envases, de forma que sea muy fácil identificarlo. Para asignarle un color u otro, el sistema se basa en un algoritmo, que distribuye una serie de puntos en función de la composición nutricional por cada 100 gramos de producto.

 

¿Qué valora Nutriscore a la hora de asignar un color u otro?

Para decidir la valoración que tendrá cada alimento, Nutriscore utiliza una serie de criterios. Por ejemplo:

  • Componentes “desfavorables” desde el punto de vista nutricional: calorías, azúcares simples, ácidos grasos saturados y sodio.
  • Componentes “favorables”: proteínas, fibras, porcentaje de frutas, verduras, leguminosas y frutos secos.

De este modo, las frutas, verduras y cereales estarán siempre en los primeros puestos de la escala, mientras que los snakcs y los dulces aparecerán en última posición como productos a evitar. Este sistema, explican desde Sanidad, ha sido validado de forma científica, aunque siempre pueda mejorarse.

Para evitar confusiones, los expertos en nutrición recomiendan comparar las puntuaciones entre un mismo grupo de alimentos, como por ejemplo las “cajas de cereales” y no entre productos distintos como puede ser unos “cereales azucarados” y una “botella de aceite de oliva”.

Finalmente es importante tener en cuenta que Nutriscore viene a complementar el etiquetado tradicional, no a sustituirlo, por lo que debe tomarse como una herramienta más a la hora de guiarnos para hacer una compra más saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *