síntomas de un embarazo ectópico

Un embarazo ectópico se produce cuando el óvulo fertilizado no llega a implantarse correctamente en el lugar preparado para el crecimiento del feto – el útero-, y comienza a desarrollarse en un lugar inadecuado. Generalmente tienen lugar en el canal que conecta los ovarios con el útero, llamado Trompa de Falopio. Se trata de una condición muy peligrosa para las madres, por lo que es fundamental estar atento para evitar complicaciones. Conoce en este artículo cuáles son los principales síntomas de un embarazo ectópico.

¿Cuáles son las señales que avisan de un embarazo ectópico?

Así como un embarazo normal puede no detectarse hasta el segundo o el tercer mes, los ectópicos también pueden tardar en manifestarse. De hecho, un gran porcentaje de mujeres con esta condición no muestran ningún tipo de síntoma durante las primeras semanas.

Los primeros signos incluyen sensibilidad o molestias en las mamas, nauseas, vómitos o incremento en la frecuencia de micción. En una etapa más avanzada, el síntoma más típico será la aparición de cólicos en la pelvis, junto con la ausencia de menstruación.

El crecimiento del embrión en el lugar incorrecto causará la distensión de la trompa, lo que puede provocar una serie de problemas de salud que deben tratarse cuanto antes por un especialista para que no vayan a más.

Las molestias pueden – incluso- extenderse a otras partes del cuerpo como el abdomen, los hombros o el cuello. Este dolor puede ser progresivo o aparecer de manera súbita con una gran intensidad.

¿Como se trata un embarazo de estas características?

Un embarazo ectópico es un riesgo para la vida de la madre, por lo que debe ser tratado de inmediato. En la actualidad se privilegia el tratamiento a la cirugía, aunque todo depende de lo avanzado que esté el embarazo y del estado de la paciente.

Si se ha detectado antes de la rotura de la trompa, se puede recurrir a fármacos para interrumpir el desarrollo del crecimiento del feto. Otra posibilidad, en otros casos, es recurrir a una laparoscopia. Con esta intervención quirúrgica se busca acabar con el riesgo que supone este embarazo y, al mismo tiempo, preservar la fertilidad de la mujer lo máximo posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *