problemas vaginales durante la menopausia
El tratamiento y el control ginecológico son claves para dar solución a los problemas vaginales durante la menopausia. Éstos pueden derivarse de los cambios hormonales que se producen durante esta etapa y que inciden en aquellos órganos relacionados con los estrógenos. La secreción vaginal se reduce y ello motiva la aparición de picores, irritación y dolor en las relaciones sexuales.

Tal como explica el doctor José Luis Herraiz Roda, ginecólogo del Hospital Vithas Nisa Rey Don Jaime de Castellón, “con la disminución considerable de estrógenos que se produce tras la menopausia, los tejidos de la vagina suelen perder grosor, humectación y elasticidad. Estos cambios que afectan el área urogenital de la mujer en la menopausia se conocen como vaginitis atrófica”. De hecho, se estima que más del 40 por ciento de las mujeres postmenopáusicas tiene dolor vaginal con sensación de ardor o picazón, flujo vaginal escaso, ardor al orinar, sangrado escaso después de la relación sexual o dolor durante la misma. Estos síntomas, además de ser muy incómodos, afectan directamente a la salud sexual, añade el especialista.

Tratamiento y hábitos diarios

Para aquellas mujeres con problemas de atrofia vaginal es fundamental que el ginecólogo prescriba un tratamiento hormonal adecuado.  Así puede compensarse la falta de estrógenos provocada por la menopausia. “El tratamiento a base de estrógenos, -comenta el doctor Herraiz-, asegura la restauración del pH vaginal, aumenta las secreciones y evita el malestar debido a esa sequedad”.

Adquirir hábitos saludables también ayuda a mejorar la hidratación de la zona. La ingesta de agua a lo largo del día, por ejemplo, aumenta los fluidos.  Por otro lado, es bueno evitar el tabaco y el alcohol, ya que disminuyen los estrógenos.

A nivel de higiene íntima hay que tener en cuenta no utilizar productos que sean secantes. “Se deben adquirir jabones hipoalergénicos y que respeten el pH de la piel. Además, si se quiere una hidratación específica para la zona, hoy en día existen hidratantes con ingredientes 100% naturales”.

La dieta también permite mejora la sequedad vaginal. En concreto, las isoflavonas imitan el efecto del estrógeno y se pueden encontrar en alimentos como la leche de soja, el tofu o los edamames. Según el ginecólogo del Centro Médico Dr. Herraiz, “es importante una dieta saludable y saber que alimentos como los aguacates, los aceites vegetales, las cerezas, las manzanas, las nueces y el pescado azul están repletos de grasa saludable que trabajará para darte una gran cantidad de beneficios que incluyen más humedad vaginal”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *