¿Se puee ser madre después de una abdominoplastia?

Tener un hijo conlleva un buen número de transformaciones en una mujer. Estos cambios son parte de un proceso natural maravilloso. Sin embargo, el embarazo también deja ciertas secuelas estéticas. Es por ello que, para recuperar su figura, algunas mamás deciden operarse. Ahora bien: ¿qué efectos puede tener una intervención de cirugía estética de cara a futuros embarazos? ¿Se puede ser madre después de una abdominoplastia? Veamos.

¿En qué consiste la abdominoplastia?

La abdominoplastia es una intervención quirúrgica en la que se extirpa el exceso de piel y la grasa del abdomen. Su finalidad es recuperar el vientre plano y la firmeza en los músculos de esta zona del cuerpo. Está indicada para mujeres que han pasado por uno o más embarazos y que, como consecuencia, tienen los músculos del abdomen distendidos y la piel más flácida en ese área.

También se realiza en pacientes que han sufrido grandes pérdidas de peso. En ocasiones no solo es necesario extraer la grasa, sino también suturar la musculatura de la pared abdominal para lograr un resultado duradero.

Si me he operado… ¿se puede ser madre después de una abdominoplastia?

La respuesta es sí. Tras una abdominoplastía no existen limitaciones físicas ni biológicas que te impidan volver a ser madre, ya que la técnica no afecta a los órganos reproductivos.

Sin embargo, es conveniente tener en cuenta que, tras el nuevo embarazo, los resultados de la operación previa se perderán. Por eso lo recomendable es esperar a haber cumplido tus deseos de maternidad antes de elegir esta técnica.

Sin embargo, no siempre se puede planear todo y, en caso de que quedes de nuevo en estado, siempre es importante informarse bien sobre cómo llevar este embarazo de la mejor manera.

Lo que debes saber si quieres quedarte embarazada tras una abdominoplastia:

En el caso de que quieras volver a quedarte embarazada tras una abdominoplastia siempre es bueno estar al tanto de lo siguiente:

  • Es aconsejable dejar pasar, por lo menos, un año tras la intervención. De esta manera la musculatura abdominal estará fortalecida, los tejidos habrán cicatrizado perfectamente y la piel habrá recuperado su elasticidad.
  • Para minimizar la aparición de estrías es conveniente el uso de productos adecuados para ello.
  • Durante este nuevo embarazo es recomendable que la paciente extreme las precauciones para no ganar mucho peso durante la gestación.
  • Además, es recomendable consultar si durante la primera intervención se colocó una malla abdominal para corregir la separación de los rectos. Llevar esta malla durante la gestación podría limitar la distensión propia del embarazo, causando que la pared abdominal ceda por zonas menos adecuadas.

Un embarazo después de una abdominoplastia no es motivo de preocupación. Sin embargo, es fundamental acudir a  cirujanos especializados y acreditados. Si piensas ser madre tras una intervención de este tipo, no dudes en consultar con nuestro equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *