Síndrome de ovarios poliquísticos

Depresión, obesidad, diabetes, hipertensión, cardiopatías o sangrados uterinos son algunos de los problemas que pueden estar vinculados con el síndrome de ovarios poliquísticos, una enfermedad que afecta al 10 % de mujeres en edad reproductiva, informa el doctor José Luis Herraiz.

«Los ovarios fabrican estrógeno y progesterona, así como los andrógenos. En las mujeres con síndrome de ovario poliquístico los ovarios fabrican cantidades más elevadas de esta hormona masculina. Ello puede interferir y dificultar el desarrollo y la liberación del óvulo. La consecuencia es que se acumulan en varios ovarios óvulos maduros no liberados», explica.

Síntomas del síndrome de ovarios poliquísticos

Los síntomas más habituales del síndrome de ovarios poliquísticos son:

Menstruación irregular. Es el más habitual.

Acné.

Alopecia.

– Oscurecimiento y engrosamiento de la piel alrededor del cuello, axilas o senos (acantosis pigmentaria)

Exceso de vello en el rostro y la espalda

Aumento del tejido graso alrededor del abdomen.

Cuando se presentan estos síntomas, es importante acudir a una visita con tu ginecólogo para que pueda evaluar qué sucede. El Dr. Herraiz excplica que estos síntomas no deben ser motivo de alarma cuando se trata de una niña que esté haciendo el cambio, pues puede tardar hasta dos años en presentar periodos menstruales regulares después de su primera regla.

«No obstante, hay que tener en cuenta que las niñas que presentan de forma precoz algunos signos de la pubertad, como el vello púbico o axilar antes de los 8 años, tienen un riesgo incrementado de padecer el síndrome de ovario poliquístico más adelante», señala.

Un tratamiento multidisciplinar

En el Centro Médico del Dr. Herraiz se aborda el tratamiento del Síndrome de Ovarios Poliquísticos de forma multidisciplinar. Así, además de una revisión ginecológica con ecografía y una analítica de sangre para medir las concentraciones de andrógenos, insulina y otras hormonas, se valora un tratamiento más amplio teniendo en cuenta la sintomatología de cada paciente.

«Dependiendo del resultado se pueden recetar anticonceptivos orales para ayudar a equilibrar las concentraciones hormonales en el organismo y regular el ciclo menstrual. Ello ayuda a controlar el acné y el crecimiento excesivo de vello», continúa detallando Herraiz.

En ocasiones se recomienda la visita a un dermatólogo para que recete antiandrógenos o tratar el oscurecimiento de la piel. Cuando haya un exceso de peso será necesario acudir a un endrocrino o nutricionista.

Síndrome de ovarios poliquísticos

«Al padecer una alteración hormonal es común que la producción de insulina cambie y se produzca un exceso de glucosa que puede derivar en diabetes tipo 2», advierte Herraiz. El doctor también recomienda visitar a un psicólogo cuando se detectan problemas como la ansiedad, el estrés o la baja autoestima derivados de este síndrome.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *