Síndrome del Shock Tóxico

Cada mujer conoce su cuerpo y sabe mejor que nadie cómo llevar esos días “incómodos” del mes de la mejor manera. Pero la salud no es solo sentirse bien, sino también cuidarse de potenciales riesgos. Como otros procesos naturales, la menstruación también presenta problemas de los que es mejor estar al tanto. Uno de ellos está relacionado con el uso de tampones femeninos y varios métodos anticonceptivos. Nos referimos al Síndrome de Shock Tóxico (SST).

¿Qué es el Síndrome del Shock Tóxico?

El Síndrome de Shock Tóxico es una enfermedad causada por dos tipos de bacterias: la Staphylococcus aureus (comunmente conocida como estafilococo) y la Streptococcus pyogenes (estreptococo).  El SST genera una infección muy grave que puede llegar a ser mortal. Sin embargo, la prevalencia de este síndrome es muy baja.

A pesar de que originalmente se le relacionó con el uso de tapones, el disparador del Síndrome de Shock Tóxico es una baja respuesta inmunológica ante la presencia de la bacteria. El SST también puede ocurrir a partir de quemaduras, infecciones cutáneas o después de una cirugía. Mujeres posmenopaúsicas, adultos y niños también pueden desarrollar esta enfermedad. Por eso, a pesar de su baja incidencia, es importante conocer sus principales síntomas.

¿Cuáles son los principales síntomas del Síndrome de Shock Tóxico?

Los signos se dan repentinamente y dos o tres días después de contraer la infección. Hay que prestar especial atención a los siguientes síntomas:

  • Aparición de un sarpullido o moratones en diferentes partes del cuerpo y enrojecimiento de ojos, boca o vagina.
  • Dolor corporal.
  • Vómitos o diarrea.
  • Fiebre superior a 38,8 grados. Ésta, puedes estar acompañada de escalofríos.
  • Disminución de la presión sanguínea.
  • Dolores de cabeza, desorientación y, en ocasiones, convulsiones.

Aunque es poco probable que una persona sana contraiga esta enfermedad, nunca está de más seguir unas precauciones básicas.

Consejos para prevenir una infección por SST

En la actualidad, menos de la mitad de los casos de SST están vinculados con la menstruación. Pero una atención extra nunca está de más para evitar un riesgo latente. Algunos consejos a tener en cuenta para prevenir este síndrome, son los siguientes:

  • Cambia de tampón cada 4-8 horas.
  • Asegúrate de quitar el tapón anterior antes de introducir uno nuevo. No olvides retirar el último cuando el ciclo haya terminado.
  • Está terminantemente prohibido reutilizar el aplicador
  • Escoge el mínimo grado de absorción apropiado para tu flujo menstrual.
  • Usa compresas para dormir.
  • Para las niñas que ya han tenido su periodo por primera vez, se recomienda utilizar compresas en lugar de tampones.

En el caso se haber sufrido un episodio de TSS o una infección estafilocócica o estreptocócica grave, es altamente recomendable no usar tampones o dispositivos anticonceptivos que hayan sido asociados con el TSS, como diafragmas y esponjas anticonceptivas. Además, no dudes informarte y compartir todas las dudas que tengas al respecto con tu ginecólogo habitual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *