Cómo cambia el pecho durante el embarazo

¿Te preguntas cómo cambia el pecho durante el embarazo? Ciertamente desde el momento de la concepción los senos comienzan a transformarse y a prepararse para poder alimentar al futuro bebé. De hecho, junto con el útero, ésta es una de las partes del cuerpo femenino que más modificaciones experimenta.

¿Qué ocurre en los senos durante el embarazo?

Durante el embarazo la renovación de las células internas de los senos queda en suspenso y los niveles de progesterona comienzan a descender. Ello implica que los pechos se transforman en órganos capaces de producir leche.

Los conductos que se encargan de transportarla hasta el pezón, llamados galactóforos, aumentan en número y se ramifican para formar un sistema de alimentación muy complejo. Por otro lado, las células productoras de leche comienzan a desarrollarse en los pechos y la cantidad de sangre que llega a esta parte de nuestro cuerpo aumenta.

Se produce, en definitiva, una intensa actividad en el interior de los pechos, lo que puede provocar algunos de síntomas típicos como dolor, hormigueo, hinchazón o pesadez. Durante todo el embarazo lo habitual es que el pecho aumente sobre una talla y media, lo que que puede provocar la aparición de estrías.

Primer, segundo y tercer trimestre. Así cambia el pecho durante el embarazo.

Pérdidas de leche en el embarazo

A partir de las tres o cuatro semanas, ya pueden notarse los primeros cambios en los pechos. Es en este momento que los pezones comienzan a tener mucha más sensibilidad que antes. Estas molestias iniciales tienden a remitir superados los tres primeros meses, pero en algunas mujeres persisten hasta el parto.

En el segundo trimestre es habitual que los pezones y las areolas tengan un tamaño mayor, pues a las 15 semanas se activan las células productoras de leche y a la semana 22 se inicia su producción. Y es que, aunque parezca increíble, la leche materna está ya preparada en los pechos desde antes del nacimiento.

Por eso en algunos casos puede haber algunas pérdidas de leche en las etapas finales del embarazo. En general, en el tercer trimestre es normal que los pechos estén mucho más pesados o adoloridos. Permanecerán así hasta el parto y los días posteriores, cuando se produce la llamada “subida de la leche”.

¿Y qué ocurre con los senos una vez nace el bebé?

Una vez ha nacido el bebé, los pechos siguen experimentando numerosos cambios que pueden variar en cada mujer. Algunas madres sienten dolor al producir más leche de lo que pueden contener sus pechos, lo que hace que se endurezcan.

Sin embargo, pasados los primeros seis meses, el tamaño irá reduciéndose y se perderá tejido graso. Cuando se produzca el destete, el pecho volverá a su tamaño previo y a su estado inactivo hasta que vuelva a darse un nuevo embarazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *