¿Qué complicaciones puede tener una embarazada con obesidad?

El embarazo de una mujer con alto sobrepeso comporta riesgos mayores. Esta situación puede afectar tanto a la madre como al bebé, por lo que se deben extremar los controles médicos. Sigue leyendo para conocer qué complicaciones puede tener una embarazada con obesidad y qué opciones hay para tratar de minimizarlas.

Las principales complicaciones de una embarazada con sobrepeso

Entre los problemas más graves que enfrenta una gestante obesa están la hipertensión y la diabetes gestacional.

Si no es debidamente monitorizada durante el embarazo, la  hipertensión puede degenerar en preeclampsia. Esta condición afecta seriamente el crecimiento del bebé, además de causar daños en los riñones y en el hígado de la madre.

Por otro lado, la diabetes gestacional puede generar complicaciones durante el parto. Además, sin una dieta adecuada, la madre puede desarrollar diabetes tipo 2 después de haber dado a luz.

¿Cuáles son los riesgos para el feto?

Los niños de mujeres obesas pueden sufrir diversas afecciones. Entre las complicaciones relacionadas con el peso, se han detectado malformaciones en el feto y macrosomías (bebés que nacen con pesos elevados).

Otros problemas son una mayor tasa de abortos y de mortalidad perinatal, es decir, en los primeros siete días de vida del pequeño.

¿Hay mayor posibilidad de problemas durante el parto?

En el caso de bebés de gran tamaño o con problemas de crecimiento se deberá provocar un parto anticipado, utilizando medicamentos de dilatación que causan procesos más largos y complejos.

Además, en un parto con niños excesivamente grandes se deben utilizar instrumentos como ventosas, fórceps o espátulas. Ello hace que el riesgo de desgarros y hemorragias en la zona genital de la madre aumente.

Ejercicio y buena alimentación, dos pilares para evitar los embarazos difíciles

Hablamos de obesidad cuando nuestro índice de masa corporal es mayor a 30. Una mujer con estas características que desee quedar embarazada, debe tener en cuenta los riesgos y tratar de minimizarlos antes de concebir.

Durante todo el proceso de gestación su peso no debería incrementar más de 5 o 9 kilos. En cualquier caso, una alimentación equilibrada y una rutina de ejercicios adecuada a su estado serán las mejores herramientas para llevar el embarazo a buen término.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *